EDUCACIÓN, INNOVACIÓN, CIENCIA Y TECNOLOGÍA

Impulsaremos una nueva educación, los niños, niñas, jóvenes y adultos, experimentaran una nueva educación, que promueve, desde y más allá de la escuela, aprendizajes pertinentes y liberadores, pensamiento crítico, y compromiso de cambio personal y social.

Los niños y los jóvenes serán formados para desarrollar prioritariamente una humanidad consciente de ser parte de la naturaleza, que establece relaciones de familia con la tierra, las plantas y los animales. Que crea en sociedad arte, sensibilidades, ciencia y tecnología adecuadas, amigables con el entorno y correspondientes al desarrollo integral y sostenible del Ecuador. Que impulsa una cultura de producción y consumo sustentables y justos en toda la población.

La educación estará conectada estructuralmente a las tradiciones productivas del Ecuador, de acuerdo a su diversidad geográfica, ecológica y económica, creando una red nacional de colegios técnicos articulados a la vocación productiva de cada cantón. Nueva educación que forma seres humanos democráticos que se nutren de la historia, para valorar y entender las diversidades, que saben y ejercen sus derechos y responsabilidades en la práctica de relaciones de colaboración y solidaridad con otros hombres y mujeres, para la creación del bienestar común, en un Estado democrático.

Ciudadanos y ciudadanas participando y aprendiendo, a lo largo de sus vidas, en la familia, en los espacios públicos, en calles, parques y avenidas, y en unidades educativas y universidades, que habrán derrumbado las paredes de cemento de sus instituciones y los muros y mitos de sus cabezas, para trabajar coordinadamente en la gestación y funcionamiento de comunidades de aprendizaje, en redes presenciales y virtuales, locales, nacionales y globales.

Sistemas educativos abiertos, flexibles e inclusivos en contacto con el entorno, con el territorio, absorbiendo la sabiduría de los mayores, de los pueblos originarios, de su lengua y filosofía, y aportando en la resolución de los problemas económicos y sociales. Escuelas, colegios y universidades con docentes bien valorados social y económicamente, formados para facilitar aprendizajes de los valores y de la ciencia.

Nueva educación en la que niños, jóvenes, y adultos jugando, practicando deportes, aprendan en contacto e interacción con espacios verdes, que para tal efecto ,serán planificados y promovidos por ciudades educadoras, que junto al Estado central y la sociedad, comparten responsabilidades de la educación permanente de la población durante toda la vida.